domingo, julio 25
Shadow

Renta vitalicia escalonada: el modelo peruano que miran las aseguradoras para sortear la crisis del producto

El desplome de más de 60% de las ventas y las bajas tasas de mercado llevaron a la industria a solicitar a la CMF que apruebe esta idea.

    • Diario Financiero
    • 19 Apr 2021
    • POR DANIEL VIZCARRA G.

La renta vitalicia, el clásico producto previsional de las compañías de seguros de vida, atraviesa una profunda crisis que la arrastra a los peores números en ventas en su historia, bajas tasas de interés, una notoria preferencia por el retiro programado de las AFP por parte de las personas y un eventual tercer retiro del 10% de los fondos de pensiones que amenaza con quitarle todavía más mercado al producto.

Solo el año pasado, las aseguradoras comercializaron un 60,8% menos de rentas vitalicias que en 2019 y la tendencia no ha cambiado durante 2021. En el primer trimestre se otorgaron 2.292 de estas pólizas, anotando una caída un 62,8% frente a las 6.077 que se registraron a igual período de 2020. En tanto, entre enero y febrero 5.752 personas se han jubilado con las AFP.

Impacto en las compañías

Las bajas ventas también han impactado en los ingresos de las aseguradoras que participan del negocio.

Según cifras de la Asociación de Aseguradores, la prima directa de la renta vitalicia fue equivalente a US$ 1.604 millones en 2020, un 57,7% menos que en 2019. Aquello, sin embargo, fue mitigado debido a que al haber menores ventas los costos son más bajos.

La situación actual del producto previsional preocupa en la industria, donde la venta de carteras para abandonar este negocio o bien disminuir la oferta de este producto no se descarta.

Renta vitalicia escalonada

Considerando que el escenario de

bajas tasas de interés se mantendrá en el tiempo, una de los “salvavidas” que barajan las aseguradoras es crear una renta vitalicia escalonada, producto que opera en Perú.

En el caso del país vecino, la pensión se divide en dos tramos: en el primero se entrega un mayor monto de pensión, de hasta un 50% superior que en la segunda etapa. Esto la haría más competitiva frente al retiro programado que ofrecen las AFP.

La propuesta fue presentada la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) por el gremio asegurador y esperan su visto bueno.

“Entendemos que está avanzando en su tramitación interna en la CMF pero no hay nada concreto todavía. Creemos que es un buen producto, porque permite, en vez de pagar siempre la misma cantidad en UF, incrementar durante los primeros el monto de la pensión”, comenta un alto ejecutivo de la industria.

Sin embargo, advierte que si se continúa con los retiros del 10% de los fondos previsionales “habrá impacto sin importar el producto que sea” debido a que disminuirá el universo de personas que califican para obtener una renta vitalicia.

Para solicitar este producto los afiliados deben contar con fondos suficientes para obtener una pensión igual o mayor a la Pensión Básica Solidaria.

El socio de regulación financiera de PwC, Ernesto Ríos, indica esta nueva modalidad podría ayudar a salir del mal momento al negocio. “La industria ha planteado una renta vitalicia escalonada y creo que podría ayudar a salvar un poco el producto. Ayudará a competir, porque las tasas del retiro programado, sobre todo el año pasado, estuvieron muy altas, lo que hacía difícil la competencia”, señala.

Las inversiones

Otro punto que también podría mejorar este negocio son las inversiones de las aseguradoras en el exterior, cuyo límite se ubica en un 30%.

“Algo que ayudaría a hacer más competitiva a la renta vitalicia frente al retiro programado es permitirles a las compañías mayores inversiones en el extranjero. Actualmente, el límite se encuentra muy bajo y ampliarlo podría dar mejores rentabilidades para que ofrezcan mejores montos de pensión”, señala el académico de la Universidad de Chile, José Luis Ruiz.