domingo, enero 23
Shadow

La escasa venta de rentas vitalicias ha impulsado la acumulación de capital en las compañías, lo que sumado a las mayores utilidades obtenidas en 2021, generaron una holgura de recursos que será distribuida a los accionistas.

La baja venta de rentas vitalicias ha impulsado la acumulación de capital en las compañías, que sumado a las mayores utilidades obtenidas en 2021, generaron una holgura de recursos que será distribuida a los accionistas.

Las compañías de seguros de vida han enfrentado un complejo 2021, marcado por el primer anticipo de rentas vitalicias y la batalla que dieron para que no se efectuara un segundo adelanto, el que incluso podía llegar a poner en riesgo la solvencia de la industria.

Sin embargo, el cierre de este complicado año traerá una buena noticia para los accionistas de las compañías debido a que las aseguradoras decidieron hacer retiro de parte de sus dividendos.

Entre fines de noviembre y lo que va de diciembre, Consorcio, Confuturo, Vida Security, MetLife y Bci Seguros han informado a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) que pagarán a sus respectivos dueños un total de $ 153.389 millones (US$ 182 millones).

Confuturo y Consorcio encabezan la lista

El mayor monto lo distribuirá Confuturo, con $ 61.712 millones, operación que se realizará con cargo a utilidades retenidas de ejercicios anteriores, según comunicó a la CMF el 7 de diciembre.

El principal accionista de la firma es Inversiones Confuturo, la que el mismo día informó al mercado que pagará a su controlador, Inversiones La Construcción -de la Cámara Chilena de la Construcción-, $ 62.051 millones, recursos que se encontrarán disponibles a fines de este mes.

Le sigue Consorcio Seguros de Vida, que desde el jueves de la semana pasada comenzó a pagar $ 50 mil millones a sus dueños. Eso sí, a diferencia de Confuturo, la operación es en base a ganancias del presente año.

Se debe considerar que en agosto de 2021 la aseguradora informó de un pago a sus accionistas por el mismo monto, aunque con cargo a recursos retenidos de ejercicios anteriores.

La aseguradora es controlada casi en un 100% por Consorcio Financiero, holding ligado a las familias Hurtado Vicuña, Garcés, Fernández León y a su gerente general, Patricio Parodi.

También el 7 de diciembre, Security Vida informó a la CMF que repartirá $ 20.176 millones de dividendo adicional, en base a a ganancias retenidas.

La compañía es controlada por el Grupo Security a través de Inversiones Previsión Security. El presidente de la matriz, Francisco Silva, es a su vez uno de sus principales accionistas.

Accionistas extranjeros

En el pago de dividendos también hay involucradas compañías con dueños extranjeros. Una es MetLife Vida, que el martes pasado comunicó que a partir del 27 de diciembre distribuirá un dividendo provisorio con cargo a las ganancias de este 2021 por $ 15.200 millones. La matriz de la compañía es la aseguradora estadounidense MetLife.

Por último, el 3 de diciembre, Bci Seguros de Vida informó que pagará $ 6.300 millones a sus accionistas, también con cargo a utilidades de este ejercicio.

En junio del año pasado, la firma sufrió un cambio en la propiedad. La compañía de seguros española

Mutua Madrileña pasó a tener el 60% de las acciones, mientras que el Grupo Yarur, dueño de Bci, se quedó con el restante 40% de la empresa.

El impacto del negocio de rentas vitalicias

En la industria comentan que uno de los principales motivos por el que las compañías tienen capital para repartir dividendos a sus accionistas es la baja venta de rentas vitalicias.

Ello, porque con cada póliza de este seguro previsional comercializado las aseguradoras deben generar reservas con sus propios recursos, con el objetivo de hacer frente a los pagos de las pensiones comprometidas.

Las cifras de este negocio muestran una fuerte disminución en los últimos años. Ejemplo de ello es que en 2018 Confuturo, Consorcio y MetLife -las más grandes en este negocio- vendieron 18.068 rentas vitalicias, mientras que hasta noviembre de este 2021 el número llega a las 4.273 pólizas.

“La renta vitalicia es un producto intensivo en capital y la gestión que hacen las compañías de su capital es un aspecto importante desde el punto de vista de la rentabilidad del negocio. Entonces, las menores ventas podrían estar generando mayores holguras de capital y, por lo tanto, el retiro de dividendos”, afirma el socio de Regulación Financiera de PwC, Ernesto Ríos.

“Al no vender los mismos volúmenes de pólizas que en años anteriores, las compañías se ponen en una situación de mayor liquidez. Ahí tienen la opción de hacer estas distribuciones de dividendos”, agrega el socio de Actuarial Consulting, José Ampuero.

Un alto ejecutivo de una de las compañías que distribuirá dividendos explica que otro motivo que impulsa los repartos es el alto nivel de utilidades de la industria en 2021, empujando a los accionistas a sacar esos recursos, lo que podría explicar también la situación de Bci Seguros de Vida, que ya no participa de las ventas de rentas vitalicias.

En ese sentido, al tercer trimestre el sector obtuvo ganancias por $ 932.119 millones, un 105% más que las conseguidas en el mismo período de 2020.