miércoles, junio 23
Shadow

Pese a la incertidumbre por el retiro de las rentas vitalicias, el sector logró utilidades por $426.627 millones impulsadas por el negocio de vida.

  • Diario Financiero
  • 1 Jun 2021
  • POR DANIEL VIZCARRA G.

■ En seguros generales, los beneficios subieron 137% debido a una menor siniestralidad y alzas en las pólizas.

Los efectos del retiro anticipado de las rentas vitalicias por ahora parecen no afectar a las compañías de seguros. Tampoco la pandemia. De acuerdo a cifras de la Asociación de Aseguradores, las ganancias de la industria en el primer trimestre se dispararon 2.367% hasta los $ 426.627 millones. En igual fecha, en 2020, había obtenido $ 17.289 millones.

Aunque la prima directa sufrió una baja de 15,4%, hasta los $ 184.598 millones en un año, fue compensado por un mejor desempeño de sus inversiones.

Del total de las utilidades, la mayor parte (90,6%) provino del negocio de vida, el más relevante del sector. Este ramo alcanzó ganancias por $ 386.498 millones en los primeros tres meses del año, mientras que en 2020 la cifra fue de $ 405,3 millones.

Inversiones clave

En el mercado no hay dos miradas sobre el gran resultado: las inversiones levantaron las utilidades de la industria.

“El tema fuerte de las compañías de seguros durante este período fue el producto de inversiones de la rama de vida. En marzo de 2020, como consecuencia del estallido social y el Covid-19 que estaba recién empezando en Chile, los mercados estaban muy abajo. Mientras que, en marzo de 2021, las inversiones tuvieron un alza importante a nivel local e internacional”, comenta el socio de regulación financiera de PwC, Ernesto Ríos.

Los datos del gremio asegurador arrojan que entre enero y marzo de 2021, como producto de las inversiones, se alcanzaron ingresos en este aspecto por $ 762.556 millones, mientras que este ítem representó un resultado negativo de $ 75.571 millones en el primer trimestre de 2020.

Sin embargo, y pese al buen nivel actual de las inversiones, en la industria no existe claridad respecto a si este factor se replicará en los próximos meses, considerando la incertidumbre local.

“Los buenos resultados responden básicamente a los movimientos en el mercado financiero. Es muy difícil de prever como continuará esto el resto del año por los niveles de incertidumbre. Dependerá de cómo comience la Convención Constituyente, las presentaciones de los candidatos presidenciales, está todo muy revuelto”, dice un alto ejecutivo de una aseguradora.

“Todo indica que la economía ha logrado vivir con la pandemia y los confinamientos, y la actividad económica no ha tenido la debacle del año pasado cuando hubo cuarentenas más estrictas, pero son preocupantes los niveles de contagio que hay en este minuto y que no se logran contener, entonces está todo muy volátil, agrega la misma fuente.

SIS gana terreno

En la industria de seguros de vida, el producto que lidera el primaje es el Seguro de Inválidez y Sobrevivencia (SIS), con un 21% del total de este mercado. Ello significa un incremento de seis puntos porcentuales respecto a lo que representó a marzo de 2020.

En ese sentido, la rama que perdió el liderazgo fueron las rentas vitalicias, bajando su cuota en la prima directa desde 25,2% en el primer trimestre del año pasado a 12,1% a igual período de este ejercicio.

Incluso, la modalidad de pensión quedó por debajo del seguro con ahorro y de los productos de salud, que acumularon una participación en los ingresos de este ramo de 14% y 14,5%, respectivamente.

Cae la siniestralidad

Por el lado de los seguros generales, registraron un alza de 137% en las utilidades, a $ 40.128 millones. Su rendimiento vino acompañado de un mayor primaje y una recuperación de las inversiones. A ello se suma una siniestralidad más baja, comenta el jefe para Latinoamérica de Prospect Insurance Brokers, Mauricio Loyola.

“En seguros generales una de las explicaciones más importantes de los resultados fue una caída en la siniestralidad, en especial en productos como vehículos, que son tan masivos, se están usando menos por las personas. Incluso, la gente que tiene siniestros no los denuncia por temor a no saber cuándo podrán devolver el vehículo en condiciones debido a la crisis. Ese negocio, que es uno de los principales del ramo, está siendo muy positivo para las compañías de seguros”, dice el ejecutivo.

Por otro lado, Loyola añade que los precios de las pólizas han subido, particularmente en el ramo incendios. “Por ejemplo, se ha visto que los precios en este ramo han subido entre 15% y 20% promedio. Entonces, por un lado, los costos están protegidos por una baja siniestralidad y, por otro, las primas han subido en este sector”, añade.